Se encuentra usted aquí

Carta al accionista

Estimados accionistas,

Es para mí un placer compartir con todos ustedes el balance de la gestión y resultados de Telefónica del año 2014, y hacer un repaso de los principales hitos alcanzados en nuestro proceso de transformación hacia una Telco Digital Líder, en un sector que abre enormes oportunidades para todos.

Hace un año les decía en mi discurso que 2014 sería un año clave para convertir a Telefónica en una Compañía con más crecimiento, más eficiente y mucho más tecnológica. Y para mí es una enorme satisfacción comprobar que hemos avanzado significativamente en esta dirección.

El año 2014 supone la culminación de un periodo de intensa transformación que iniciamos en 2012. Han sido dos años esenciales que nos han permitido asentar unas sólidas bases sobre las que acelerar nuestro crecimiento.

Telefónica es ahora, sin duda alguna, una Compañía muy diferente, una Compañía que crece más. Así, en 2014 nuestros ingresos aceleraron significativamente su ritmo de crecimiento orgánico, hasta alcanzar el 2,6%, más de tres veces el incremento conseguido en 2013. El sólido crecimiento alcanzado en Hispanoamérica, la estabilización del negocio en España, el fuerte impulso de los servicios digitales, que aumentaron casi un 30%, y las iniciativas puestas en marcha para monetizar el crecimiento del tráfico de datos han sido claves para conseguirlo.

La evolución de los ingresos refleja la fuerte tracción en la captación de servicios de alto valor, con un crecimiento de los accesos de televisión de pago de casi un 50%, y de los accesos de contrato móvil y smartphones, que crecen un 11% y un 39%, respectivamente. Todo ello ha permitido un cambio de tendencia en el ingreso medio por acceso, que aumenta por primera vez en los últimos años, al mismo tiempo que crece el número de accesos, hasta alcanzar más de 340 millones.

La apuesta por los clientes de mayor valor está apoyada en la importante transformación tecnológica de Telefónica en los últimos años, que ha estado impulsada por un intenso esfuerzo inversor.

De este modo, en 2014 hemos duplicado el alcance de nuestras redes de fibra hasta los 15 millones de unidades inmobiliarias y hemos alcanzado una cobertura de 4G del 60% en Europa, mientras en Latinoamérica este servicio está ya disponible en 10 países. En paralelo, hemos avanzado en la transformación de nuestros sistemas.

Para ello hemos incrementado fuertemente nuestras inversiones hasta casi 9.500 millones de euros, incluyendo el importe dedicado a la compra de espectro. Es decir, hemos invertido en torno al 16% de nuestros ingresos, los niveles más altos registrados en nuestra historia más reciente.

Asimismo, en 2014 hemos puesto en marcha un nuevo modelo operativo para ser más ágiles y que ya está permitiendo capturar mejoras de eficiencia, gracias al foco en la simplificación. Se trata de transformarnos para ganar agilidad en nuestros procesos y tener una capacidad de respuesta acorde a la que exigen nuestros clientes, reforzando la sostenibilidad de nuestro negocio.

Los esfuerzos realizados en 2014 son evidentes, y nos han permitido volver a crecer ligeramente en OIBDA, en términos orgánicos, reflejando el crecimiento de los ingresos y los beneficios de las medidas de eficiencia implementadas. Gracias a ello, el margen OIBDA se situó en el 31% en 2014.

Refuerzo de posicionamiento en mercados clave

En 2014 también hemos llevado a cabo una profunda transformación de nuestra cartera de activos, con un claro objetivo: fortalecernos en mercados estratégicos para el crecimiento del Grupo.

Por un lado, hemos liderado la consolidación intra-mercado en Europa, y en 2015 lo hemos hecho de nuevo en Brasil, con adquisiciones que crean valor y tienen un potencial de generar sinergias significativo. Las adquisiciones de E-Plus en Alemania y de GVT en Brasil nos van a permitir crecer más en los dos mayores mercados de Europa y Latinoamérica. Además, con la compra de DTS (Digital+) en España, completada recientemente, damos un paso fundamental para fortalecer nuestra posición como Compañía de vídeo a nivel global.

Así, Brasil se convierte en nuestro principal mercado, tanto por número de accesos, con más de 100 millones de clientes, como por volumen de ingresos.

Por otro lado, hemos decidido salir de otros mercados. Mercados que, bien por su tamaño o por nuestro posicionamiento en ellos, tenían un menor encaje estratégico a medio y largo plazo. De este modo, hemos alcanzado un acuerdo para la venta de las operaciones de Telefónica en el Reino Unido, lo que nos permitirá incrementar de forma muy notable nuestra flexibilidad financiera.

Así, en poco más de dos años hemos conseguido reforzar nuestro balance de un modo muy significativo, reduciendo el nivel de deuda en más de 13.000 millones de euros hasta finales de 2014 y posicionándonos como la Compañía del sector que más deuda ha recortado durante este periodo. Además, esta reducción de deuda sería muy superior si considerásemos la venta de O2 Reino Unido. 

Estos logros los hemos alcanzado gracias al excelente trabajo de todos los profesionales de Telefónica, a los que quiero aprovechar para agradecer su dedicación y compromiso.

Déjenme terminar este breve resumen señalando que, ante la velocidad de los cambios de nuestro entorno, continuaremos manteniendo el impulso transformador de nuestra Compañía. No les quepa ninguna duda de que en este año consolidaremos la  aceleración en nuestro crecimiento.

Y lo vamos hacer en un contexto de recuperación económica mundial.

En España, el año 2014 ha marcado un punto de inflexión y en la actualidad se están registrando unas de las tasas de crecimiento del PIB y de empleo más altas de Europa. Se espera que este comportamiento continúe en los próximos años, con un crecimiento económico cercano al 3% para 2015 y 2016. Alemania, otro de nuestros principales mercados, crecerá en torno al 2% en 2015 gracias a la evolución favorable de su demanda interna y, en particular, del consumo privado.

En el caso de Latinoamérica, las perspectivas para el año 2015 para el conjunto de la región son muy positivas. En Brasil, en particular, los logros económicos y sociales obtenidos en el pasado, junto con su enorme tamaño y los recientes cambios en la política económica contribuirán a aumentar el crecimiento económico a medio plazo.

Atractiva remuneración al accionista

La estrategia que estamos ejecutando se refleja en una evolución muy positiva de rentabilidad total para los accionistas de Telefónica, que en 2014 se situó en el 7%.

En lo que llevamos de 2015 la acción de la Compañía se ha revalorizado un 9,3%(1), lo que supone una apreciación cercana al 28% desde principios de 2013. Si a este aumento en el precio de la acción le unimos los dividendos distribuidos en este último periodo, supone una rentabilidad total para el accionista de más del 40%.

Para 2015, y dentro de la política de remuneración al accionista anunciada en febrero de este año, es intención de la Compañía proponer un pago de dividendo de 0,75 euros por acción, de los cuales 0,35 euros serán distribuidos en el cuarto trimestre de 2015, bajo la modalidad scrip dividend, conforme al acuerdo propuesto a esta Junta General de Accionistas, y los 0,40 euros restantes serán pagados en efectivo en el segundo trimestre de 2016.

Asimismo, el Consejo ha propuesto a la Junta General de Accionistas amortizar autocartera por un total del 1,5% del capital social.

Además, para 2016, es intención de la Compañía proponer una nueva amortización de autocartera del 1,5% y la distribución de un dividendo de 0,75 euros por acción en efectivo, ambos condicionados al cierre de la venta prevista de O2 en el Reino Unido.  

Para todo ello, la Compañía propondrá, en su momento, la adopción de los acuerdos societarios oportunos.

La retribución anunciada para 2015 supone una rentabilidad del 5,8% a precios actuales de la acción (12,88 euros a 29/5/2015), lo que implica la mayor rentabilidad entre las grandes compañías de telecomunicaciones.

En definitiva, un año más Telefónica mantiene un firme compromiso de remuneración con sus accionistas, una clara prioridad para nuestra Compañía.

(1). A 29 de mayo de 2015.

Una gran oportunidad por delante

En los últimos años el ecosistema digital está viviendo una transformación espectacular. Es la Revolución Digital, la mayor revolución en la historia de la humanidad, que abre nuevas oportunidades para todas las personas y todos los sectores.

En un mundo cada vez más global, la digitalización de la economía es un factor clave para ganar competitividad e impulsar el crecimiento, influyendo en los niveles de bienestar y desarrollo de los países. Y en Telefónica tenemos la enorme suerte de estar en un sector que ofrece nuevas oportunidades para las personas y tiene el poder de transformar las sociedades, a mejor.

Estamos a las puertas de una nueva era de innovación y cambio. Es la era del Internet Industrial, fruto de la convergencia del sistema industrial, las nuevas capacidades de computación y los mayores niveles de conectividad. De hecho, se espera que en los próximos 20 años el Internet Industrial genere 15 billones de dólares adicionales a la economía global.

Las máquinas conectadas entre sí son ya una realidad en el ecosistema digital, y su potencial a futuro es enorme. Estamos viendo ya la proliferación de los wearables, de los coches y hogares conectados o las ciudades inteligentes, que, por encima de las consideraciones económicas, está facilitando la vida de las personas.

Este aumento de la conectividad está generando grandes cantidades de información. La gestión y explotación de toda esta información es lo que denominamos Big Data y será de gran utilidad para administraciones públicas o empresas, que contarán con una información fundamental para llevar a cabo su labor en la sociedad.

Y en el centro de toda esta nueva economía están las redes, que permiten una mayor integración de todos los elementos que soportan la producción, distribución y consumo de los nuevos bienes y procesos digitales, erigiéndose como la principal infraestructura para propiciar el crecimiento económico. Por tanto, el sector de las telecomunicaciones es un agente clave para el futuro.

En este entorno, la competencia en el ecosistema digital ha cambiado y, por tanto, es  imprescindible que la regulación se adapte para reflejar la realidad de la nueva economía digital, teniendo en cuenta toda la cadena de valor de Internet. Se trata de asegurar que las normas del juego apliquen por igual a todos los agentes del ecosistema, garantizando la no discriminación y un level playing field, bajo el principio de “mismo servicio, mismas reglas”. Esto permitirá a los ciudadanos disfrutar de una mejor protección de sus derechos, y de una experiencia de Internet abierta, transparente y más segura para todos.

Comprometidos con la sociedad

Para concluir quisiera recordarles que en Telefónica siempre hemos demostrado nuestro firme compromiso con las sociedades en las que estamos presentes.

Por una parte apoyamos a las nuevas generaciones de jóvenes, y nuestro compromiso se refleja en los distintos programas y acciones que estamos impulsando para contribuir a que los jóvenes alcancen sus metas profesionales. A estimular el emprendimiento y a que puedan convertir en realidad sus ideas.

En este sentido, Telefónica Futuro Abierto es un programa de innovación abierta y global que abarca el conjunto de nuestras iniciativas de emprendimiento, innovación, inversión y transformación para apoyar el talento cubriendo todas las etapas de un emprendedor.

Este programa, presente en 17 países, ha comprometido a día de hoy más de 700 millones de euros a través de sus diferentes iniciativas, dirigidas a inversión directa en compañías tecnológicas de nueva creación en las distintas etapas, y ha consolidado casi 7.000 empleos. Con todo ello, Telefónica Futuro Abierto combina la labor de Telefónica I+D con el objetivo de optimizar las futuras inversiones de capital de la Compañía y de transformarla en un actor clave en áreas de crecimiento de nuestro sector.

En paralelo, y con el objetivo de mantenernos a la vanguardia de la tecnología y la innovación, en 2014 la Compañía aumentó un 13,5% su inversión en innovación tecnológica, hasta llegar a los 6.974 millones de euros. Así, Telefónica se posiciona como la operadora europea de telecomunicaciones que más invierte en I+D, y la tercera en todo el mundo.

Por otro lado, nuestro compromiso con la sociedad se refleja también con especial importancia en diferentes iniciativas en torno a la Educación Digital, una palanca clave para el desarrollo de las personas y de las sociedades en su conjunto.

Telefónica ya es un actor destacado en este ámbito, formando a jóvenes y a profesores, y con espacios virtuales de aprendizaje abiertos y vamos a serlo aún más en el futuro, promoviendo el aprendizaje digital a lo largo de todas las etapas de la formación.

Además, a través de Fundación Telefónica estamos desarrollando otras iniciativas que promueven la cultura y el apoyo a los jóvenes.

Por último, Telefónica impulsa la sostenibilidad corporativa con el objetivo de contribuir a que nuestros procesos de innovación impacten positivamente en el desarrollo de la sociedad, la accesibilidad y la protección del medioambiente; y al mismo tiempo, desarrollar productos y servicios más sostenibles para nuestros clientes.

Señoras y señores accionistas, como han visto, Telefónica no solo es una empresa líder en este nuevo mundo digital, sino que está firmemente comprometida con la sociedad. Estamos convencidos de que la tecnología debería estar al alcance de todas las personas, empresas y administraciones públicas para que puedan SER MÁS.

En mi nombre, y en el del Consejo de Administración quiero agradecerles un año más el apoyo y la confianza que brindan a Telefónica. Sin duda es el mejor estímulo para seguir construyendo la Telco Digital Líder del sector.

Muchas gracias,

César Alierta
Presidente Ejecutivo