e-Government

La integración de las TIC en el modelo organizativo de las administraciones mejora sustancialmente su eficacia, su eficiencia y su capacidad para atender a los ciudadanos. En Telefónica ofrecemos una amplia variedad de servicios TIC que generan un valor económico y social indiscutible.

La digitalización de las sociedades y economías están ampliando los límites de lo que las organizaciones, administraciones, empresas y ciudadanos pueden hacer. Por una parte, las administraciones son conscientes de que la integración de las TIC en su modelo organizativo mejora sustancialmente su gestión en términos de eficacia y eficiencia interna, así como su capacidad de atención a las demandas de los ciudadanos.

Por otra parte, en Telefónica ofrecemos una gran variedad de servicios TIC que generan un valor económico y social indiscutible: mejora la productividad de las empresas, aporta una contribución directa al PIB –en torno al 4,1% en la Unión Europea– y amplía los servicios o las estructuras digitales. Las TIC son hoy necesarias, pero pronto serán imprescindibles, ya que caminamos hacia economías y sociedades dependientes de la información y, por tanto, de su óptima gestión y análisis.

Así, la colaboración público-privada se presenta como una cooperación necesaria para unir fuerzas e incrementar el potencial de transformación, crecimiento económico y beneficios sociales en los países en los que operamos. Como ejemplo de estas cooperaciones podemos citar el proyecto experimental conocido como SmartSantander, que ha hecho de la capital cántabra la más avanzada del mundo entre las smart cities.

En los últimos cuatro años hemos participado en consorcios público-privados que están prestando a los ciudadanos servicios como la monitorización en tiempo real de atascos y plazas de aparcamiento disponibles, la medición precisa de los niveles de calidad del aire y del ozono en la ciudad o la optimización del riego en parques.

En el caso de Latinoamérica, hay una apuesta clara por el desarrollo, entendido como crecimiento, cambio estructural e inclusión. En este sentido, la innovación tecnológica y los servicios que posibilita están facilitando nuevas fórmulas de organización económica, social e incluso política que contribuyen a un desarrollo sostenible. Aquí también encontraremos proyectos de smart cities como en São Paulo, Águas de São Pedro (Brasil) o Lo Prado (Chile) y otros de inclusión digital, como Intégrame en Perú.

A su vez, Telefónica es muy activa en la creación y el apoyo a ecosistemas digitales en cooperación con otras compañías, start-ups, universidades, centros de investigación y otros actores relevantes. Entre estos ecosistemas destaca FIWARE, una de las mayores iniciativas TIC promovidas por la Comisión Europea, cuyo desarrollo tecnológico lidera Telefónica y que cuenta entre sus filas con las principales empresas TIC del continente. FIWARE nace con el objetivo de integrar las tecnologías de Internet del Futuro, como Big Data, Internet of Things, Cloud Computing, etc., en una plataforma abierta y transversal en torno a la cual se cree  un ecosistema sostenible para el desarrollo de servicios digitales inteligentes, como Smart Cities, Smart Agro, Smart Industry, etc. Recientemente estamos viendo como a este ecosistema se incorporan también actores de otras regiones del mundo, en particular a Latinoamérica,  que aprovechan la oportunidad que ofrece esta innovación tecnológica.

Uno de los objetivos principales de FIWARE es impulsar el desarrollo e implantación de nuevos servicios, proporcionando un conjunto de API (Interfaces de Programación de Aplicaciones) para el desarrollo de aplicaciones en numerosos sectores. Las especificaciones de las API ofrecidas por los componentes de esta plataforma son abiertas y completamente libres de royalties, facilitando la reutilización de los servicios y convirtiéndose en un estándar de facto. El programa FIWARE Lab proporciona el entorno en el que usar esas APIs para desarrollar y probar las soluciones que se pueden desplegar en los distintos nodos FIWARE.

Durante este año destacamos la adopción de esta tecnología en la plataforma tecnológica Valencia Ciudad Inteligente (VLCi). Esta nueva herramienta  de información y de gestión al servicio de los ciudadanos y de la gestión municipal convierte a Valencia en pionera y referente nacional de la gestión integral de los recursos y los servicios mediante un tratamiento transversal de los datos. Está ubicada en la nube y cuenta con información facilitada por la ciudad y otras entidades, ofrecida de manera segura y abierta (open data) para desarrolladores de servicios en Internet.

Por otra parte, el programa FIWARE Accelerator, con una dotación presupuestaria aprobada por la Comisión Europea que se eleva a 80 millones de euros destinados a PYME, start-ups y desarrolladores que utilizan tecnología FIWARE, está demostrando ser una herramienta fantástica para mejorar la eficiencia de las PYME e impulsar el nacimiento y desarrollo de start-ups basadas en FIWARE.

En último lugar, con el programa FIWARE Mundus, la Comisión apoya a las empresas europeas a difundir y promover el ecosistema FIWARE en regiones del continente y más allá. Este año, FIWARE ha cruzado el Atlántico: Aguas Calientes  y Ciudad de México (México) se han convertido en los dos primeros nodos del continente americano donde desarrolladores, PYME y start-ups latinoamericanas pueden construir servicios y así integrarse en el ecosistema FIWARE.